Días internacionales 2018

1 de octubre: Día Internacional de las personas mayores

Lugar: http://www.un.org/es/sections/observances/international-days/
Fecha: Octubre 2018

artes_decorativas_261934.  La última Castellana, (la señá Francisca, Segovia) J. Zuloaga © Museo Nacional de Artes Decorativas

 

En su conjunto, Homo sapiens no es una especie muy envejecida, aunque, si se mantienen las actuales tendencias lo será en un futuro próximo (en el año 2000, solo un 8% de personas era mayor de 60 años y en el 2025 lo será el 16%). La distribución no es homogénea ni entre países, ni entre sexos, ni entre sectores sociales diferentes de un mismo país. Las poblaciones más envejecidas se encuentran en los países occidentales y Japón, y las que menos en los países en desarrollo, aunque en números absolutos, China e India concentran dos tercios de los ancianos del mundo. Entre los ancianos hay más mujeres y más población de sectores sociales favorecidos. La variabilidad en el nivel de envejecimiento poblacional se debe a la mortalidad y la fertilidad diferenciales. El control de la mortalidad infantil permite que cada vez más personas lleguen a edades avanzadas, mientras que el control de la fertilidad reduce los primeros escalones de la pirámide poblacional, aumentando la proporción absoluta y relativa de ancianos; la combinación de ambos fenómenos aumenta el envejecimiento de las poblaciones. Desde mediados de los años setenta se usa el término “calidad de vida” para especificar las circunstancias que influyen en el bienestar de los individuos, que reflejan la interacción de los factores propios (genoma, procesos ontogenéticos y reproductivos), con los factores ambientales que definen el ecosistema humano (socio-económicos, culturales, físicos psicológicos y biológicos). La monitorización del ambiente para proporcionar una calidad de vida optima, ha sido la base de los programas de envejecimiento saludable y también de su éxito, que ha sido especialmente notable en la reciente reducción de las muertes cardiovasculares. A principios del siglo XXI las bases de las políticas sanitarias, sociales, económicas y de investigación deben estar coordinadas y enfocadas a borrar las desigualdades, a retrasar los síntomas de envejecimiento, a conseguir un etapa final de la vida más libre de discapacidades y de enfermedades, y a mantener una red de apoyo sanitario, social y afectivo adecuado. El ODS3 de la Agenda de Desarrollo Sostenible recoge claramente este objetivo e incluye algunos de los cuatro indicadores más utilizados para evaluar calidad de vida, (Esperanza de vida al nacer, la esperanza de vida en buena salud,  salud percibida y  satisfacción con la propia vida).  Las diferencias entre mujeres y hombres para esos indicadores, reflejan claramente factores biológicos ligados al sexo y factores culturales ligados al género.

 

 

 

1 de junio, Día internacional de las madres y los padres

 

DSCF7618

2016. Participando en un seminario de salud reproductiva. Napo (Ecuador)  © AEEH

 

El ecosistema familiar es el marco donde madres y padres deberían compartir en igualdad el uso del tiempo en actividades de cuidados, productivas y de ocio. Disponer de índices complejos de género con indicadores para evaluar el progreso en igualdad de género en sus diferentes dominios es fundamental.  Para los diferentes índices sobre brecha de género que se utilizan, incluidos los ODS de la agenda de desarrollo sostenible, el dominio con peor cobertura de indicadores para la mayoría de los países y con peor situación en función de los indicadores que existen, corresponde al tiempo dedicado a cuidados y actividades familiares. Los países Europeos (EU-28), con la mejor disponibilidad de indicadores adecuados,  la brecha en cuidados y ocio ha aumentado en los últimos años, tras un periodo de mejora.

Para Ecuador 2017,  disponemos de algunos indicadores cuantitativos  y cualitativos sobre cuidados utilizados en el Índice de Brecha de Género.  Ejemplo de los primeros: madre y padre reciben el 100% de su salario durante la licencia de maternidad/paternidad, pero existe una gran brecha en duración, la licencia de maternidad son 82 días frente a solo 12 la de paternidad.  Ejemplo de los segundos es el apoyo del gobierno a estas tareas, que en Ecuador proporciona cuidado a los niños  y también un subsidio por hijos ( World Economic Forum. https://www.weforum.org/).